masaje-prostatico
masaje-prostatico

Qué es un masaje prostático

El masaje prostático resulta muy excitante para los hombres. Sin embargo, es un tipo de estimulación alrededor de la cual existen aún tabúes. Te contamos qué es y cómo dar un masaje prostático.

Masaje de próstata, una bomba en el terreno sexual

Comencemos por el principio: ¿Qué es la próstata? Un órgano que forma parte del conjunto del sistema reproductivo masculino. Se encarga de segregar parte del compuesto del semen y del líquido pre seminal del hombre (el primero que sale en la erección). De ahí que este órgano esté muy vinculado al momento en el que se eyacula. Debido a la relación que tiene con la producción de semen muchos médicos emplean la estimulación de la próstata para obtener muestras.

La próstata tiene una forma que recuerda a la de una castaña. Se encuentra junto al recto y bajo la vejiga. De ahí que la forma más fácil de acceder a ella sea a través del ano.

Masajear este órgano de forma delicada y correcta puede ser de lo más placentero. Propicia el alcance del orgasmo de una forma más intensa. Tocar esta zona es sumamente lujurioso y hace que el hombre culmine con mayor potencia.

No obstante, es una zona poco aprovechada a la hora de tener relaciones sexuales. Muchas mujeres desconocen lo plácido que puede resultar para su pareja el atreverse a palpar por estas zonas. Y numerosos hombres o tampoco son conocedores de los beneficios de un buen masaje prostático o directamente, tienen muchos reparos a la hora de atreverse a probarlo.

Una de las ventajas de masajear la próstata es que el hombre puede correrse sin masturbación fálica. Pero no se trata de experimentar para ver si se llega al orgasmo sin necesidad de tocar el pene, tipo reto. Se trata más bien de combinar ambas técnicas, la masturbación clásica con las caricias en la zona prostática. De esta manera, el disfrute se intensificará por dos y resultará más agradable experimentar sensaciones en la zona anal. Especialmente si se es primerizo en este terreno.

masaje-prostatico-madrid

Cómo dar un masaje prostático, una técnica que le volverá loco

Lo primero que has de saber es que es primordial que el hombre esté relajado. Tomar un baño juntos antes de experimentar y como parte de los preliminares siempre viene bien. Notar los cuerpos desnudos rodeados de agua siempre es un poderoso excitante y ayuda a que la zona anal esté lo suficientemente limpia y destensada para los juegos que vienen después. La higiene en estos caso es también muy importante para no encontrarnos con ‘sorpresas’ durante el masaje prostático.

No tenéis por qué tener como misión el probar sí o sí la estimulación prostática ese día. El generarse una presión por experimentarlo supone un estrés que hará que las cosas no fluyan. Hombre y mujer han de estar bien compenetrados para que la experiencia sea agradable.

Lo idóneo tras el baño es comenzar con caricias en zonas colindantes a la próstata. Besos y lametones también son bienvenidos. Tocar el pene suavemente, los testículos, los muslos, el perineo…  Todo es válido para aumentar la excitación y la relajación. Una vez que sientas que el hombre responde bien a estas caricias se puede pasar a la zona anal. Pero cuidado, no introduzcas aún tu dedo. Es mejor ir muy poco a poco y evitar brusquedades. Masajear el ano con delicadeza e incluso volver a las zonas anteriores.

Si la reacción es buena, se puede comenzar a introducir una pequeña parte del dedo e incluso dejar ahí la punta del dedo y seguir jugando con testículos y pene variando las presiones. La posición más adecuada, especialmente las primeras veces, es que el hombre se tumbe mirando hacia arriba y con las piernas dobladas.

Si disfruta, se puede seguir introduciendo el dedo hasta notar la próstata. Si se estimula muy suavemente, será de lo más satisfactorio y hará que se corra como nunca.

Masaje prostático Madrid, señoritas profesionales para nuevas experiencias

El masaje prostático es una de las técnicas que están buscando probar los caballeros más atrevidos. Aun así, muchos no se lanzan a practicarlo con su mujer por miedo a perder la arcaica imagen de virilidad social que se han formado o porque temen que les duela.

Una profesional siempre va a ser una buena opción para iniciarse en la estimulación anal. Una escort que tenga un físico que sea de lo más excitante para el hombre y que sepa lo que se hace a la hora de masajear la próstata.

En Madrid existen diversas profesionales del sexo que se han especializado en los servicios anales. Cleopatra Escorts es un buen ejemplo de agencia que trabaja con escorts de este tipo. Mujeres sensuales y bien formadas en materia sexual cuyo objetivo es hacer pasar un buen rato al hombre.

Si quieres dar rienda suelta a tu imaginación y probar un masaje prostático de lo más caliente, entra en la web de Cleopatra. Elige a una de las chicas que practican técnicas anales y verás cómo cambia tu visión del sexo. Eyacularás como no lo habías hecho hasta ahora. Sobre sus pechos, sobre sus nalgas… Donde más te apetezca.

¡Hazlo ahora!

error: Contenido protegido con Copyright !!