que-es-una-escort-2
que-es-una-escort-2

Qué es una escort y cómo ser una de ellas

Últimamente se escucha mucho el término escort y a chicas decir que dedican a ello. ¿Te preguntas qué es una escort? Aquí te lo explicamos y te resolvemos dudas sobre cómo ser una de ellas.

Significado de escort, una significante diferencia respecto a las prostitutas

¿Te preguntas qué quiere decir escort? Estabas en una reunión con amigos y ha salido el tema. Tus compañeros de oficina han recurrido a los servicios de una de ellas en más de una ocasión. Sin embargo, tú no sabes bien qué es una escort. Tienes curiosidad, pero te da vergüenza preguntarles por miedo a quedar de ignorante o desactualizado.

Pues bien. Una escort es lo que también se conoce como señorita de compañía. Se aleja con ciertas diferencias de la prostitución clásica o de las ‘putas’ (en palabras más vulgares). Conceptos a los que la sociedad está mucho más hecha y que por otra parte, están más estigmatizados.

Una escort es una chica que tiene un standing elevado y que tiene un nivel de vida mucho más lujoso. Son mujeres con un físico cuidado. Habitualmente, muchas se dedican o se han dedicado al modelaje. Tienen un alto nivel cultural y una educación exquisita. Además, tienen en cuenta el estilo de vestir, cabello y maquillaje para dar un aspecto elegante y sofisticado.

En definitiva, la principal distinción entre una simple prostituta y una escort es su categoría. Además, las escorts realizan servicios que no únicamente implican sexo. Suelen acompañar a hombres a cambio de una cuota. Una experiencia que hace que se sienta con ellas una cercanía mayor a la que se puede sentir con una puta. De ahí que también se las conozca como damas de compañía. Si su contratación se extiende hasta tener relaciones, se las puede denominar prostitutas de lujo.

Un concepto con historia

Tener sexo es uno de los placeres que siempre han estado presentes en la humanidad. Disfrutar de él es además uno de los vicios más saludables que hay. Follar rejuvenece. Durante el acto se liberan estrógenos y testosterona, así como endorfinas. Éstas se encargan de la felicidad, ya que hacen que te baje el estrés. Un efecto que se refleja también en el brillo de la piel.

De este modo, no es raro que se haya generado un negocio en torno a la sexualidad. El milenario arte de la prostitución se popularizó porque las mujeres no necesitan de herramientas externas para desempeñarlo. Con su propio cuerpo son capaces de realizar esta profesión. Evidentemente, en nuestros días sí se puede hacer uso de otros elementos que ayuden al disfrute. Juguetes sexuales o fetichistas. Especialmente si estás inmerso en el mundillo del BDSM.

El intercambio de favores sexuales se remonta hasta bien atrás en el tiempo. Durante la antigüedad, en Mesopotamia, los sacerdotes ya recurrían a prostitutas. En Grecia existían burdeles. Eran totalmente legales y estaban enfocados para que acudiesen altos cargos de la sociedad. En Roma también existía un negocio en torno a las mujeres y una brutal importancia del erotismo. Durante el medievo en España, Jaime II legalizó la prostitución fundando en Valencia uno de los lupanares más importantes de la época. Se abrió a mediados del siglo XIV y acudieron a él gentes variadas. Pero fue sobre todo en el S. XIX cuando los prostíbulos se extendieron por Europa. En la época Victoriana había más burdeles en Inglaterra que escuelas.

Actualmente las chicas de pago están más que instauradas en nuestra cultura. Los añejos lupanares vienen a ser ahora los clubs de alterne. No obstante, la profesión se ha refinado. Las escorts y los chalets relax forman parte de una de sus ramificaciones.

que-es-una-escort

Cómo ser una escort en Madrid

En general hay mucha desinformación sobre cómo hacerse escort. Muchas chicas se han hecho este planteamiento. Así que no te sientas mal. Seguramente lo que buscas es ganar un volumen grande de dinero. Y efectivamente, siendo escort se obtienen grandes beneficios económicos.

Lo primero que tienes que hacer es evaluar tu forma de ser. Saber si eres válida o no para desempeñar este trabajo. Las damas de compañía requieren de amabilidad para enfrentarse al trato diario con clientes. Tener una buena actitud y simpatía es imprescindible. Que te guste el sexo y seas deshinibida es sin duda otro ‘must’. En este ámbito, las vergüenzas han de dejarse a otro lado. Es súper importante que tengas esto en cuenta para que tanto tu cliente como tú disfrutéis.

Una vez que te hayas decidido, viene otra toma de decisión. Trabajar por tu cuenta o con una agencia. En chalets relax como Cleopatra alquilamos habitaciones donde podrás citarte con tus clientes con total comodidad y con una serie de garantías.

Si consideras que tienes un buen físico, saber estar y gracia natural, y quieres hacer de escort, contáctanos. Escríbenos a través de nuestra web y te citaremos para que puedas conocernos.

error: Contenido protegido con Copyright !!