felacion-perfecta
felacion-perfecta

Cómo hacer una felación perfecta

Los preliminares son una parte muy importante en el sexo. Hacer un buen calentamiento ayuda a que las cosas fluyan. Sin embargo, cuesta hacer una felación perfecta. Te ayudamos a que tú o tu partenaire tengáis una buena técnica.

La mamada perfecta no es una utopía

Hay innumerables formas de hacer una mamada. No obstante, muchas veces nos invade la vergüenza a la hora de comenzar con este tipo de jugueteos. Nos asaltan dudas y nos ponemos tensas. Esto hace que el hombre no disfrute de esta práctica todo lo que podría hacerlo y tú tampoco.

Si ves que no gime o el pene no está lo suficientemente erecto, es que algo no está funcionando del todo. Las mejores felaciones son las que hacen que un chico se vuelva loco de excitación y no pueda más. A la mayoría de hombres les encanta. Aun así, hay ciertas chicas que no se ven atraídas por chupar un miembro. Quizá es porque no lo han llevado a cabo de forma correcta o sin estar lo suficientemente cachondas.

Hacer un francés perfecto suena a un ideal inalcanzable. Pero desde aquí te aseguramos que es posible por subjetivo que sea el adjetivo ‘perfecto’. Evidentemente, describir así algo es muy personal. Podríamos decir que aquí hablamos de mamada perfecta cuando el chico está en el top de la fogosidad o incluso llega a eyacular.

Una chupada de muerte no tiene un sitio concreto. El lugar en el que se hace no debería tener importancia, aunque sí hay emplazamientos que a ti y a tu compañero os pueden poner más que otros. Bajo las sábanas, en un coche, en unos vestuarios… Lo importante es la relajación. Si el hombre al que vas a hacerle la mamada te atrae, a por ello. Verás cómo os lo vais a pasar con estas pautas. También puedes estar leyendo esto si eres tú el hombre y quieres aconsejar a la mujer con la que vas a tener relaciones sobre cómo hacerte la felación perfecta.

Las mejores felaciones están repletas de humedad

Que haya una humedad abundante de por medio es lo que puede conducir a una felación perfecta. Tanto si eres el que la recibe como la que la hace, comienza con el acercamiento. Tras unos cuantos besos, puedes pasar al siguiente nivel cuando percibas que la cosa se ha caldeado lo suficiente. Si eres  hombre, procura tener higiene para que el olor no sea un problema.

Junta tu boca al pene erecto y no chupes todavía. Lo primero es sujetar los testículos con la mano izquierda (si eres diestra) y con la otra, el miembro. Aprieta ligeramente con la derecha y baja suavemente hacia la base. Puedes chuparte los labios para que la saliva haga de lubricante. Mientras lo haces, funciona muy bien mirar a los ojos del hombre. Los chicos tienen una parte muy visual a la hora de excitarse.

Tras esto, abre un poco tu boca estando con la cara cerca de su polla. Susúrrale o respira sobre ella. Sentir tu aliento caliente en su pene le pondrá a mil. Pásale tu lengua muy ligeramente. Eso sí, trata de que tu lengua prácticamente esté goteando cuando empieces con esta parte. Ve con la lengua de abajo a arriba muy despacio y rozando apenas. No ha de ser nada brusca esta parte. Se trata de que sea un principio sutil para que la amada vaya en crescendo hasta que se convierta en una de las mejores felaciones.

¿Por qué te hacemos hincapié en la humedad? Porque si la boca o la mano no resbalan, puede ser contraproducente. En vez de ser un acto placentero, puede llegar a ser una tortura. Una fricción excesiva le dejará el pene irritado. Él estará incómodo y puede que aguante por no saber cómo decírtelo. Y esto quizá derive hasta en un gatillazo.

felacion-perfecta-

Las mamadas en boca de una profesional, siempre mejor

Si eres hombre y realmente quieres probar ya lo que es un francés perfecto, puedes recurrir a una experta. Lo más probable es que no te sientas capacitado para darle pistas a la mujer que te la va a chupar. Así que si no quieres pasar por ese trance, una dama de compañía  tal vez sea lo que necesitas.

Muchos chicos aspiran a que la felación perfecta sea la que se convierte en un francés natural hasta el final o en garganta profunda. Sin embargo, no todas las mujeres están dispuestas a hacerlo. De hecho, es una minoría de chicas las que sí se prestan a ello.

Como mujer, puede que tampoco te sientas preparada. Introducirte el pene hasta el fondo de la garganta suele producir náuseas. Requiere de práctica progresiva y de mucha relajación.

Dadas estas circunstancias, los miembros de una pareja a veces necesitan experimentar en el sexo destrezas diferentes para salir de la rutina. Muchos amantes se plantean incorporar una tercera pieza a su cama para darle al erotismo esa vidilla que han ido perdiendo. Una buena forma de hacerlo es contratando una escort. Una mujer sensual con la que a los dos os apetezca experimentar. A la que a tu chica le ponga ver cómo te hace una felación perfecta. Una persona con la que no tenéis ningún tipo de compromiso.

En Cleopatra Escorts muchas de nuestras profesionales ofrecen el servicio a parejas. Un requerimiento cada vez más solicitado. Muchos enamorados descubren otra parte de su sexualidad gracias a la incorporación de una escort. Se quitan pudores, reavivan la llama y cogen ideas que luego vuelven a poner en práctica entre ellos.

¡No te cortes! Entra en nuestra web y atrévete a probar. Vas a saber de verdad lo que es una buena mamada.

error: Contenido protegido con Copyright !!